Bienvenidos

hola a todos y gracias por visitar mi espacio de opiniones diversas un blog que pretende mostrar multiples criterios de opinion sobre diferentes temas de interes nacional e internacional. mediante un analisis investigativo descriptivo y critico. mismo que permita el desarrollo de ideas y que formulen un punto de opinion sobre los temas planteados.

Espero el mismo sea de su agrado y me permitan conocer sus opiniones y sugerencias al rescpecto nuevamente gracias















miércoles, 23 de mayo de 2012

La Violencia el Gran Reto Para Honduras en el Siglo XXI


“Estoy convencido que al final siempre prevalecerá la verdad y el amor entre los hombres por sobre la violencia y la opresión”
Dalai Lama


La Violencia es en la actualidad uno de los mayores conflictos a los cuales se enfrentan los Estados en la Región latinoamericana, este flagelo que en décadas anteriores poseía una estructura menos compleja que hoy en día, ha evolucionado de manera progresiva llevando a muchas sociedades a un punto de quiebre, esta evolución ha pasado de una violencia menos convulsionada a convertirse en el caos de diversos sectores.

Hablar de la Violencia en la región implica el enfoque de diversos problemas que originan la misma y que son causales primordiales de su desarrollo y de sus efectos notorios en la sociedad, América latina es sin duda la región más violenta del mundo, esto según diversos estudios que muestran su incremento y la gravedad que representa para la región. En 2010 según el latinobarómetro (http://www.latinobarometro.org) la región concentra el 27% de los homicidios a nivel global, además de convertirla en una de las regiones más desiguales del mundo.

Centrándonos específicamente en C.A. podríamos hablar claramente de una convulsión de violencia generalizada en la región, “Con una tasa de 16 muertes por cada 100 habitantes, Centroamérica es la región más peligrosa del planeta, y su juventud es la más afectada por la violencia, según el primer Estudio Global sobre Homicidios de la ONU. Sólo en Honduras, “el 80% de estos homicidios se registra en jóvenes de entre 15 y 40 años”, explica Rafael Espinosa, Asesor de Seguridad Ciudadana del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en Honduras” Estas cifras alarmantes no solo posicionan a la región en un la cúspide de la violencia global sino que nos hacen encabezar la lista de los países más violentos del mundo. Uno de los principal obstáculo para que el país alcance un desarrollo sustentable es la violencia que impera en casi cada capa de su estructura social, tanto urbana como rural.

En Honduras en los últimos años se han incrementado fuertemente los índices de violencia y enfocarse en dicho tema no es una tarea sencilla, en la actualidad Honduras es quizás uno de los países con mayores dificultades en materia, económica, política y social, esto como resultado de la crisis política del 2009 y del claro impacto de la crisis económica internacional que tiene al país sumergido en una convulsión social realmente alarmante, los índices de desempleo, pobreza y desnutrición, anudado a la falta de oportunidades, el difícil acceso a sistemas de educación y salud integrales así como la clara inequidad y los altos niveles de impunidad dentro de un sistema de justicia inoperante junto a la falta de opciones para los y las jóvenes son sin duda las causales más fuertes del problema de violencia que abate al país.

“La violencia en Honduras se ha estado reflejando desde 1993 en los informes del CONADEH” los cuales han mostrado aumentos progresivos en dichos indicadores; los últimos dos años han sido sin duda funesto, y mas aun, cuando la violencia se centran en la población joven, la cual se convierte en presa fácil para este mal con el cual lidiamos a diario en todo el territorio nacional, según datos recientes en el 2012 apuntan que de “enero hasta marzo han perdido la vida de manera violenta un total de 920 jóvenes, según las estadísticas del Observatorio de la Violencia del IUDPAS (Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad)

La cifra es alarmante Honduras, está perdiendo gran parte de su población activa en diversos escenarios a nivel nacional, los cuales muestran una palpable realidad que afecta a miles de familias hondureñas. Un elemento fundamental del incremento de violencia es el papel que han jugado el narcotráfico y el crimen organizado, redes macro estructuradas que poseen la inteligencia y la organización necesaria para delinquir a los largo y ancho de la nación, sin que el gobierno accione estratégicamente para disminuir este flagelo que a diario cobra un sinfín de vidas humanas a causa, de asaltos, robos, secuestros, trata de personas entre otros aspectos vinculantes a estos grupos organizados.

Los últimos acontecimientos en materia de inseguridad no solo han creado una preocupación en la población, sino también consternación y repudio hacia las pocas acciones por parte de los entes policiales y gubernamentales por apaciguar la delincuencia, la violencia y la impunidad, la muerte de 23 periodistas hasta la fecha coloca a Honduras en el ojo público internacional como una de las naciones más peligrosas para el ejercicio de la carrera periodística, además de ser un claro atentando en contra de la libertad de expresión, acción que no solo condena la población y el gremio periodístico nacional sino diversas organizaciones y organismos internacionales.

En general Honduras posee un claro desafío en materia de seguridad, un desafío que de no ser asumido seguirá afectando a sectores tan vulnerables como los y las jóvenes así como a las mujeres, ya que el país reporta a su vez una de las tasas más altas de femicidios en la región, ante este reto inminente que posee el Estado de Honduras y la incapacidad del gobierno por responder a dichas exigencias, hay muchos planteamientos posibles para trasformar la realidad del país.

En primera instancia es necesario la voluntad política, el compromiso del gobierno y de las entidades políticas para desarrollar acciones integrales donde se visualice el problema de violencia desde todas sus vertientes y no únicamente con acciones hacia los sectores delictivos; es necesario y urgente la depuración real de la fuerza policial y una efectiva aplicación del sistema legal, haciendo que el poder judicial y sus dependencias realicen un trabajo efectivo y eficiente de acuerdo a la necesidades y realidades de un país que se debate a diario con la muerte y la impunidad. Logrando recuperar la institucionalidad del país y la integridad de sus instituciones públicas.

Otra área fundamental es accionar con programas efectivos en prevención de violencia que permitan crear la conciencia necesaria, pero también que brinden a los y las jóvenes el acceso a mayores y mejores oportunidades para una vida digna y plena. Estos Programas deben estar centralizados en la disminución de la criminalidad con un claro enfoque en los sectores más vulnerables, siendo fundamental la participación activa y progresiva de los gobiernos locales, la sociedad civil organizada, la empresa privada y todos los sectores de la población en general.

Ante esto es primordial la gestión ante entes internacionales para la ejecución de programas de desarrollo sostenible que combatan masivamente la pobreza, siendo capaz el Estado de Honduras de crear políticas sociales integrales en materia de empleabilidad, seguridad alimentaria y seguridad social que beneficien de manera directa a los sectores más afectados.

La educación y la apertura de oportunidades juega un papel clave en el desarrollo de país, esto según menciona “el Lic. Héctor Espinal, Jefe de comunicaciones y coordinador  del programa para la Infancia, Adolescencia y Juventud de los Municipios de Honduras de UNICEF; Aproximadamente un millón de adolescentes y jóvenes están sin acceso a la educación y esto impacta directamente en el futuro hondureño que está sin ser formado para asumir responsabilidades en cualquier campo del desarrollo nacional, ya sea en la comunicación, en la producción, en el campo agrario, industria, comercio, en la política, en el área de justicia o médica, porque esta generación es la que relevará a la actual y este millón de adolescentes y jóvenes sin acceso a la educación representan el 40% de la población hondureña, lo cual es una situación bastante dramática.  La falta de educación y trabajo convierte a los jóvenes en blancos fáciles de la delincuencia, ya sea como víctimas o como ejecutores de la misma. La desigualdad y el desequilibrio en la sociedad hondureña contribuyen a que muchos jóvenes se queden estancados sin llegar a poder cumplir su papel como forjadores del futuro de la nación

En general hay un panorama sombrío e incierto en materia de seguridad y ante una realidad de violencia generalizada que afecta sustancialmente a mujeres, niños, niñas, adolescentes y jóvenes, es necesario comenzar un proceso conjunto y estratégico que de resultados concretos y reales antes los diversos problemas de violencia que impera en el país. Honduras es un nación relativamente joven con aproximadamente unos cinco o seis millones de jóvenes que necesitan el cumplimiento de sus derechos, un país y un gobierno comprometido con solventar sus necesidades como una prioridad nacional, donde se visualicen como actores importantes en la construcción de un país y no únicamente como factores productivos de la empresa privada o de ciertos grupos de poder.

Honduras tiene un reto enorme con esta generación pero aun mas con las generaciones venideras y es comenzar a construir un país más igual y libre de violencia, pero para ellos es definitivamente necesario comenzar a accionar y trasformar la difícil y escalofriante realidad que nos empaña. Y que nos afecta a todos y todas por igual. Una realidad que se trasforma con compriso y voluntad de todos los sectores del país, asumiendo a cada uno el rol que le corresponde para lograr La Honduras que todos queremos. 



domingo, 9 de enero de 2011

EL Nuevo Concepto de Seguridad Para América Latina y El Caribe en Siglo XXI

I. Panorama General de la Seguridad en ALC
El concepto de seguridad de América Latina ha sido redefinido en la última década, debido a la múltiples trasformaciones que la región ha sufrido a través del tiempo y que han trasformado el escenario clásico de seguridad de la región y llevando al desarrollo de una agenda en materia de seguridad mucho más compleja por la diversidad regional, geopolítica, económica y social que puede observarse a lo largo de todo el continente.
Actualmente, las amenazas que asechan a Latinoamérica están cada vez menos relacionadas con las antiguas agendas militaristas propias de la guerra fría y se encuentran más cerca de las realidades socioeconómicas, de las vulnerabilidades vinculadas con el medio ambiente y, en el caso de algunos países, de su localización geográfica, con las asimetrías económicas que generan infinidad de problemas fronterizos, con la fragilidad institucional de algunos gobiernos y con el surgimiento de actores no estatales ilegales, cada vez más contestatarios a la autoridad de los estados”[1].
A partir de estas diferencias claramente identificadas ALC han asumido un nuevo rol en las Relaciones Globales y ha dejado de ser una región dependiente de las acciones emprendidas por la potencia norteamericana, comenzando a desarrollar procesos independientes de integración y cooperación que permitan enfrentar los nuevos retos que se poseen.
Esto muestra que la seguridad y la defensa en la región se encuentran en una etapa de trasformación política e institucional las cuales se ven directamente influenciadas por la re estructuración de sistema interamericano (basado en los nuevos procesos de integración y en el desarrollo de los sistemas políticos de los países), las políticas multilaterales que cada vez se desarrollan de manera conjunta y los posibles nuevos mecanismos de cooperación existentes.
Uno de los acontecimientos importantes en esta re definición de Seguridad regional es la Declaración sobre Seguridad en las Américas aprobada el 28 de octubre de 2003 en el marco de la Conferencia Especial sobre Seguridad de la Organización de Estados Americanos celebrada en la Ciudad de México. En la cual se plantearon un nuevo re enfoque en materia de seguridad en los cuales se enmarca las amenazas tradicionales y las nuevas amenazas y desafíos que la región debe asumir.
II. El nuevo concepto Seguridad Regional
Al analizar de manera detenida el contexto político, económico y social de la región nos encontramos ante la necesidad de desarrollar un concepto de seguridad equilibrado que le permita a la región identificar en primera instancia los diversos conflictos y problemas que le afectan, segundo es necesario adecuar y priorizar estos temas en base a las necesidad inmediatas de la región y tercero desarrollar acciones especificas de manera multilateral que permitan hacer frente a los diversos problemas que componente la seguridad y la defesa de ALC.
Basados en estas tres vértices es necesario entender como aspecto primordial que los grandes problemas que presenta América Latina en la actualidad son según la declaración oficial de la OEA:
· El terrorismo, el crimen organizado, el narcotráfico ilegal de drogas y estupefacientes, el tráfico ilegal de armas, la corrupción y las conexiones entre ellos.
· La pobreza extrema, el hambre la exclusión social de diversos y amplios sectores poblacionales que desestabilizan la democracia, que erosionan la cohesión social y vulnerabilizan la seguridad de los Estados.
· Los desastres naturales y de origen humano, el VIH/SIDA y otras enfermedades que ponen en riesgo la salud y el deterioro del ambiente.
· La trata de personas
· Los ataques a la seguridad cibernética
· La posibilidad de daños naturales en caso de un accidente o incidente durante el transporte marítimo de materiales potencialmente peligrosos, como petróleo, material radioactivo o desechos tóxicos.
· La posibilidad de obtención, posesión y uso de armas de destrucción en masa, así como sus medios vectores por organizaciones terroristas.
Posterior a esta identificación es necesario realizar un concepto seguridad de tres fases:
1. Amenazas Tradicionales de Seguridad
Que debe encaminarse a la importancia de robustecer los diferentes mecanismos de integración regional y subregional existentes para que posean la capacidad implícita de intervenir efectivamente en estos conflictos tradicionales generalmente de carácter bilateral.
2. Amenazas Intermedias
Entendidos como aquellos problemas que afectan la seguridad de los Estados mediante la desestabilización de los sistemas proceso e instituciones democráticas y que atenten contra la seguridad de la población. Teniendo como factores esenciales de atención:
· El Narcotráfico
· El crimen organizado
· Terrorismo
· El uso de las fronteras y la migración desordena y reglamentada.
3. Ampliación y Atención del concepto de Seguridad Regional
Esta tercera fase del concepto de seguridad engloba los más grandes problemas para la región y que representan la tierra fértil de múltiples conflictos de seguridad en la cual los Estados deben centrar su atención como ejes prioritarios accediendo recursos inmediatos a los mismos.
· La agenda de desarrollo social: enfocada en la disminución y reducción de la pobreza, los niveles de desigualdad social y el acceso a las fuentes de oportunidades al desarrollo.
· Seguridad Alimentaria estrechamente vinculada a la reducción de la pobreza y mediante la cual es necesario visibilizar el problema y darle un enfoque integral de atención que permitan un mayor impacto en la disminución de los índices de desnutrición y falta de acceso a los alimentos.
· Seguridad Energética: para la gran mayoría de países en vías de desarrollo de la región este representa un punto focal en la implementación de proyectos de desarrollo sustentable, además de ello representa áreas de oportunidad importantes para la región.
· Seguridad Ambiental y desastres naturales: la degradación del ambiente y la disminución de los recursos representan en la actualidad uno de los más grandes creadores conflictos que la humanidad tendrá en los años venideros para lo cual es necesario desarrollar acciones encaminadas al control y el aprovechamiento equilibrado de los mismos.
· Pandemias y seguridad sanitaria : los pandemias del VIH/SIDA y los problemas de sanidad representa para América Latina un reto importante para lo cual es necesario asumir las responsabilidades y proteger los sectores vulnerables ante estos problemas mismo que permitan un control y un disminución significativa de los altos índices actuales.
· Seguridad Económica: las economías de los países representan una fuerte importante de desarrollo para lo cual es necesario desarrollar acciones enfocadas en la promoción de este sector como un mecanismo de beneficio a todos los sectores mediante políticas integrales y de protección económica en diversos sectores.
III. Acciones Necesarias encaminadas a la protección de la seguridad de ALC.
Para poder hacer frente a este amplio y complejo concepto de seguridad regional es necesario en primera instancia que los Estados entienda que muchos de los problemas actuales no son capaces de solucionarse de manera unilateral sino mediante la creación de una coalición regional que sea capaz atacar de manera directa estos grandes problemas como el narcotráfico, el crimen organizado, el medio ambiente, la seguridad alimentaria etc.
Por lo tanto es prioritario estructurar un sistema efectivo de seguridad colectiva basada en el multilateralismo de la cooperación técnica, política y militar capaz de incidir en los procesos de seguridad global.
El escenario hemisférico debe desarrollar el fortalecimiento de la integración e identidad regional capaz de promover el establecimiento de un orden de intereses comunes en materia de seguridad regional.
La misma mediante el desarrollo de una diplomacia regional orientada a la consolidación de un concepto único de seguridad y el establecimiento de una política de defensa regional
Por lo cual es clara la necesidad de articular las agendas políticas, económicas y de seguridad de los Estados que den apertura a una agenda conjunta de seguridad hemisférica la cual logre la institucionalización de una agenda de Seguridad regional que le dé un carácter legal y vinculante a la misma permitiendo:
Primero Conformar una comunidad regional de naciones y un sistema político multilateral pleno.
Segundo fortalecer los mecanismos regionales y subregionales de integración ya existentes mediante la voluntad política y el aspecto de ceder soberanía que de la plena capacidad a estos órganos de desarrollar acciones estratégicas de manera multilateral a dichos problemas.
Tercero es fundamental el desarrollo de políticas regionales comunes enfocadas en la atención inmediata de los problemas prioritarios para la región. Basados en un nuevo modelo de cooperación que logre la implementación del intercambio de recursos humanos, técnicos y financieros a nivel de toda ALC que solvente las necesidades nacionales que incidan en la disminución de los flagelos.
Cuarto es incidente Desarrollar políticas nacionales y subregionales enfocadas en el desarrollo de proyectos centrados en la seguridad alimentaria y energética.
Por último necesario comprender que la región es un mosaico amplio de realidades y diferencias culturales. Las cuales son necesarias converger para lograr acciones conjuntas y concretas que ayuden a obtener una región más pro-activa, propositiva y capaces de enfrentar los desafíos del Siglo XXI.


[1] Antiguas y Nuevas Amenazas a la seguridad de América Latina, Gerardo Rodríguez Sánchez Lara, http://www.fundacionpreciado.org.mx/biencomun/bc152/gerardo_rodriguez.pdf

lunes, 6 de diciembre de 2010

La Seguridad Nacional de Honduras Prioridades en el siglo XXI

“Hoy, la seguridad se entiende cada vez menos en términos militares, y mucho más como la ausencia de conflicto. Es de hecho un fenómeno que abarca el desarrollo económico, la justicia social, la protección del medio ambiente, la democratización, el desarme y el respeto a los derechos humanos” Kofi Annan

La seguridad Nacional de un Estado en un tema complejo, y con múltiples vértices de conflicto y acción, las trasformaciones y los avances de la humanidad a lo largo de los años, han ampliado este concepto a una magnitud impresionante, en la cual interviene múltiples elementos, que van más allá de los principios tradicionales de seguridad nacional, los cuales consistían en prevenir o rechazar amenazas militares de Estados (la guerra clásica), en la actualidad las amenazas a la seguridad nacional son más difusas, e incluyen el terrorismo, los riesgos medioambientales y fenómenos sociales de escala global como las migraciones masivas etc.

El concepto clásico de seguridad nacional define al mismo como “la noción de relativa estabilidad, calma o predictibilidad que se supone beneficiosa para el desarrollo de un país; así como a los recursos y estrategias para conseguirla (principalmente a través de la Defensa nacional)”[1]

Estas trasformaciones que han redefinido la seguridad nacional sin duda han sido claramente experimentadas en Honduras de manera directa en los últimos años, a pesar de ser el único país de la región con un menor grado de conflicto y con una historia relativamente pacifica. Honduras ha tenido que desarrollar mecanismos amplios de seguridad nacional en las últimas dos décadas, mismos que se orientan de manera concreta a conflictos de carácter interno y que han sido causal de inseguridad en los últimos años.

La globalización, comercialización, aculturización, la reciente crisis política y la desigualdad creciente han sido un fuerte detonante de inseguridad nacional; misma que se acrecentó debido a las redes de narcotráfico y crimen organizado que hoy se han apoderado de la sociedad hondureña. Ampliado la temática de la seguridad nacional.


Según se describe en los últimos informes de la organización de Naciones Unidas respecto a la situación actual del país en base a los ODM y La ERP Honduras Presenta “significativos avances pero a su vez posee diversas limitantes en materia de salud, educación, desigualdad y derechos humanos”[2]

Al realizar una valoración cuantiosa de los nuevos intereses en materia de seguridad nacional claramente nos veríamos orientados a destacar los siguientes:

La pobreza y la seguridad alimentaria como elementos claves de la seguridad según describe un estudio de la FAO que menciona que “La producción nacional de alimentos crece a un ritmo menor a la tasa de crecimiento de la población, por lo tanto, la disponibilidad alimentaria depende cada vez más de la capacidad de compra de alimentos en el mercado internacional. La disponibilidad alimentaria en el ámbito nacional se vuelve un problema de soberanía alimentaria y por eso requiere de medidas decididas que permitan intensificar el desarrollo rural del país. La problemática de la SAN en Honduras es fundamentalmente un problema de acceso para la población pobre, en el pasado concentrada en la población rural, pero inexorablemente volviéndose un problema urbano, en la medida que el país se urbaniza rápidamente y los pobres (la mayoría) se trasladan hacia las ciudades”[3]

Un segundo tema importante en la agenda de seguridad nacional es el cuidado de los recursos naturales, que permita el desarrollo sustentable y sostenible, debido a la situación actual del planeta donde los recursos se están convirtiendo primero en un elemento de poder y segundo en un importante recurso que orienta a los conflictos internacionales, producto de la degradación del planeta y la globalización; la riqueza natural de Honduras es amplia, misma que ha decrecido de manera considerable debido al poco control por parte del gobierno respecto al cuidado de los recursos vitales como el agua, los bosques, minerales etc. El cual podría ocasionar una crisis de recursos en el país.

Otro prioridad que debe incluir la agenda de seguridad nacional es el acceso a la salud y el control de las pandemias como el VIH/SIDA, la situación del sistema de salud actual es sumamente precario, el cual pone en riesgo la seguridad de la población, en el caso de la situación epidemiológica de Honduras es alarmante, el incremento de casos por VIH/SIDA, según registros oficiales “Registra un total de 27 mil 421 casos, lo cual significa un incremento de 2,421 casos a comparación con años anteriores”[4] además el 94% de las personas con VIH están en edad productiva y reproductiva, lo que tiene implicaciones para la supervivencia de las comunidades y de las empresas, así como para el mantenimiento a largo plazo de la capacidad productiva.

Un cuarto tema es la violencia generalizada que está ligada de manera directa con el narcotráfico y el crimen organizado y que representa uno de los más graves problemas del país y que se refleja en el incremento de crímenes que posiciona a Honduras como uno de los países más violentos de la región, la ubicación geopolítica que posee la convierte en un destino atractivo para redes de este tipo que provocan zozobra y pánico en la población, robos, asaltos, secuestros, asesinatos, trafico de drogas, impunidad, corrupción e ineficiencia del gobierno para solventar este problema es parte de la agenda diaria de periódicos y noticieros locales y nacionales. Y que representan el mayor riesgo para la inestabilidad y la viabilidad del Estado hondureño debido a todas las implicaciones que posee este tema.

El quinto tema importante es la actual situación política del país, después de una crisis que debilito la democracia hondureña y la visión de país a nivel internacional, y tras la polarización y división de los sectores de la población, nos encontramos ante un situación atípica, donde la incertidumbre y las tambaleantes y débiles instituciones políticas del país, representan poco o nada para una posible reconstrucción de la gobernabilidad hondureña. En donde es necesario repensar el futuro de nuestras entidades democráticas, de nuestros líderes políticos y de nuestro futuro como nación, donde se deben retomar los principios democráticos universales y exigir a nuestros gobernantes una administración pública eficaz, eficiente y trasparente, donde tengamos una sociedad civil comprometida e instituciones políticas diferentes.

Para solventar los actuales problemas que nos aquejan es necesario:

· Visibilizar el problema del hambre.

· Voluntad política permanente, necesaria para impulsa las acciones de país

· Reevaluar y mejorar nuestros sistemas de educación y salud de una manera más integral.

· Vincular la lucha contra la pobreza y la inseguridad alimentaria nutricional con la promoción y aplicación del derecho humano a la alimentación.

· Crear mecanismos de control y cuidado de los recursos naturales.

· Mejorar nuestro sistema de seguridad y defensa nacional.

· Desarrollar acciones en conjunto con los gobiernos de la región que ayuden a mitigar el problema del crimen organizado y el narcotráfico.

· Poner un alto a la impunidad y a la corrupción en todos los sectores y en todos los niveles.

Honduras necesita redefinir sus prioridades, desarrolla acciones concretas que identifiquen los grandes problemas que la aquejan y diseñar estrategias capaces de apaciguar y disminuir estos problemas. No es un proceso fácil, pero si necesario para poder mirar al futuro con la esperanza de obtener una nación más justa, más libre y más igual, capaz de garantizar a sus ciudadanos la seguridad plena de sus derechos y el goce de las necesidades básicas. Pero esto solo se podrá lograr en la medida en la cual se trasforme una realidad innegable, la cual está plenamente identificada con el compromiso de nuestros gobernantes y la inclusión de todas y todos los hondureños.



[2] Conclusiones Informe de ONU, Situación actual de Honduras 2009

[3] Estado de la seguridad alimentaria y nutricional en Honduras, FAO, 2006

[4] Salud: Aumentan Casos de Sida en Honduras, Diario el Heraldo, 25-02-10, http://www.elheraldo.hn/content/view/full/383039

La Seguridad Alimentaria un Nuevo Concepto ante los Conflictos Internacionales

La seguridad alimentaria es un concepto dinámico en materia de las relaciones internacionales, debido a las trasformaciones que históricamente ha desarrollado este elemento que en pleno S. XXI, podría convertirse en una alternativa importante para la prevención de los conflictos internacionales, lo que hace tan interesante redefinir este concepto ante las trasformaciones del sistema internacional y frente a los choques civilizatorios que provocan e incitan a conflictos abiertos en la comunidad internacional, son básicamente la capacidad de este elemento para convertirse en un mecanismo preventivo de los conflictos.

La base primordial de la redefinición esta en el mismo concepto que prescribe a la Seguridad Alimentaria, según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) el cual indica que “existe seguridad alimentaria Cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico, social y económico a los alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfagan sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimentarias para llevar una vida sana y activa"[1].

Este concepto inicial que describe al mismo como una necesidad básica y que se convierte en un elemento fundamental que los Estados deben asumir para garantizar el pleno cumplimiento de los derechos de sus ciudadanos; podría ser funcional ante los nuevos mecanismos que muestran la conformación de los conflictos internacionales.

Basándonos en los elementos que promueven los conflictos entre Estados y mas entre civilizaciones diferentes, los cuales tiene como elementos básicos según el libro choque de civilizaciones, este posee un trasfondo cultural, étnico y religioso, en el cual ha pasado a una segunda mano el tema de la diferencia ideológicas, y donde predominan nuevos elementos que en décadas pasadas eran los menos importantes, (medio ambiente, seguridad alimentaria, recursos naturales etc.) y que hoy en día han pasado ha ser parte de los conflictos entre las civilizaciones.

1. Dimensiones del concepto de seguridad alimentaria.

La importancia de la seguridad alimentaria como factor preventivo recae primordialmente en las dimensiones que componen al mismo que lo hacen ser mucho más integral, complejo y con mayor importancia para los Estados, Naciones o Civilizaciones. Estas dimensiones son: “Disponibilidad, acceso y aprovechamiento biológico[2] que según su importancia son claves en la nueva perspectiva de asumir este concepto y que basados en ellos, muestran la amplitud e importancia del mismo, dentro de los cuales deja claro que el cumplimiento de ellos, da como resultado una mayor eficiencia al momento de verlo mas que como un simple concepto.

El énfasis en cada una de las dimensiones mencionadas varía en función del área geográfica y la población de referencia. Así, para los países europeos en general la dimensión que actualmente cobra mayor prevalencia es todo lo relacionado con la calidad de los alimentos (inocuidad). En algunos países del África subsahariana, por otro lado, la preocupación está en la disponibilidad, el acceso y la estabilidad. Hay países que no tienen la capacidad para producir todos los alimentos que necesitan (por ejemplo, algunas islas con alta población) por lo que los programas de producción alimentaria son ampliamente superados por aquellos que aseguren el acceso económico y el comercio con países productores.

Según describimos con anterioridad esta es la razón esencial que hace a la seguridad alimentaria un mecanismo preventivo o a su vez en un elemento básico para no llegar a los conflictos por la carencia de recursos y por los altos índices de hambre y desnutrición.

2. La relación de la Seguridad Alimentaria con el Hambre y los conflictos.

Según el informe de la FAO, unos 852 millones de personas padecen hambre crónica y malnutrición, a causa de su situación de miseria. La mayoría de estas personas viven en países en vías de desarrollo. Este dato alarmante y que ha promovido de manera general la injerencia de los Organismos Internacionales, Ong´s y diversos entes internacionales muestra que mas que un tema de debate es una de la importancias básicas que deben hoy en día sustentar los Estados de manera individual y la comunidad internacional de manera integrada, mediante acciones especificas que permitan disminuir este flagelo, este es el caso de la ERP y los ODM, los cuales podríamos decir de manera clara que se han convertido en herramientas lógicas que se relacionan directa o indirectamente con la Seguridad Alimentaria.

El hambre, la pobreza son dos temas básicos en la agenda internacional de hoy en día y que son agentes de debate y cuestionamiento por los diplomáticos y promotores de derechos a nivel mundial. Logrando que los ojos de los medios internacionales de información y diversos entes de opinión publica se centren en el desarrollo de este elemento, que en los últimos años podría convertirse en la bomba de tiempo mas peligrosa a la que se enfrente el mundo, misma que se desliga de los choques civilizatorios que existen y que viene entonces a convertirse en un agregado importante.

Hoy por hoy el mapa de conflictos se desarrolla en base a los encuentros civilizatorios mismos que son producidos en gran parte por la mundialización, la modernización y la occidentalización, aunada a estos se encuentran, el tema del hambre, el medio ambiente, el desarrollo sostenible y sustentable entre otros. Lo que refleja la clara conexión entre el hambre, la seguridad alimentaria y los conflictos internacionales.

3. Conclusiones

“Si se nos propusiera como una importantísima meta social global “lograr que todas las personas tengan en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos adecuados para satisfacer sus necesidades alimentarias”, seguramente la inmensa mayoría de la sociedad estaría plenamente de acuerdo”[3].

Basados en este argumento anterior es cuando claramente debemos entender que la seguridad alimentaria vista como tal y entendida según sus diversas dimensiones es hoy en día fundamental para prevenir los conflictos.

En la medida en la cual los organismos internacionales, los Estados y los diversos entes de la sociedad civil comprendan que este elemento engloba más allá de alimentación y que se complementa con el uso correcto de los recursos, el medio ambiente sostenible y sustentable, el hambre y la desnutrición. Y que en la medida en que se trasforme las medidas de aplicación y que se solucione prontamente los grandes flagelos que este produce estaremos disminuyendo en primera instancia los posibles conflictos que aquejan al mundo, no solo por las diferencias culturales sino por el abastecimiento necesario de los componentes de la seguridad alimentaria.

Y este mismo debo basarse primordialmente en el conceso de los Estados y ente Intergubernamentales, además de una regulación más coherente y efectiva de la seguridad alimentaria que permita mejorar la aplicación y uso del mismo y por último. Hay consenso acerca de que es posible mejorar la gravísima situación de quienes sufren hambre aplicando tácticas que acometan simultáneamente tanto las causas como las consecuencias del hambre y la pobreza extrema. Para ello, se debería mejora la disponibilidad de alimentos, aumentar los ingresos de la población pobre, fortalecer sus actividades productivas y aplicar programas orientados a facilitar a las familias más necesitadas un acceso directo e inmediato a los alimentos. Todas estas importantísimas acciones contribuyen de manera directa no solo a redefinir el concepto sino a prevenir de manera pronta y efectiva los conflictos internacionales mismos que se basan en la carencia de la seguridad alimentaria.



[1] Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) durante la Cumbre Mundial de la Alimentación (1996). Documento Oficial.

[2] Revista panamericana de salud pública, Volumen 10. Pan American Health Organization. 2001. Pág. 420

[3] Seguridad Alimentaria Hogareña, Hambre Crónica y Malnutrición "Los progresos para frenar el hambre en el mundo han disminuido" ONU, 2003 http://www.ecoportal.net/content/view/full/55074